Seguridad de armas para cazadores

Seguridad de armas para cazadores

Hay muchas razones por las que un cazador resultaría gravemente herido, pero la causa principal es el manejo inadecuado del arma. Desafortunadamente, demasiados cazadores ignoran las precauciones de seguridad vitales al cazar y no cuidan bien de su arma. Las lesiones de caza o las muertes se están volviendo demasiado comunes en el mundo de la caza y muchas personas no parecen demasiado preocupadas por las realidades fatales de estos incidentes. El cazador lógico, sin embargo, toma nota cuidadosa de todas las precauciones de seguridad que involucran su arma y aprende los conceptos básicos de la seguridad de las armas para los cazadores.

Una de las primeras leyes fundamentales de la seguridad de la caza es tratar siempre el arma como si estuviera cargada. Esta es una directriz universal para la seguridad del cañón, ya que no se refiere a ningún tipo real de arma. En términos de tener un arma en general, uno nunca debe asumir que está descargada. Uno nunca debe ser flippant con un arma o agitarlo alrededor, apuntar a los demás o trabajar descuidadamente con él. Siempre existe la posibilidad de que algo pueda ocurrir como resultado de cualquier residuo de pólvora de pistola u otras posibilidades, dando a las probabilidades de un incidente peligroso más terreno de lo necesario. En su lugar, simplemente trate el arma como si estuviera siempre cargada y errar en el lado de la precaución.

En relación con la ley de seguridad de armas antes mencionada, es importante ser responsable y mantener el arma descargada hasta que esté lista para su uso en los terrenos de caza. Esto evita cualquier lesión o muerte debido a que el arma se apaga accidentalmente debido a un uso descuidado o debido a un almacenamiento inadecuado. Muchas historias se han contado sobre las lesiones causadas por armas de fuego relacionadas con las armas que se disparan en los compartimentos de los camiones y disparan a través de los asientos de los camiones, en relación con la noción de que el arma no sólo estaba almacenada correctamente, sino que la pistola almacenada incorrectamente estaba cargada. Por razones como estas, guarde siempre el arma como descargada.

Cuando esté en el campo de caza, es importante recordar las técnicas de seguridad de la caza. Mantenga siempre los dedos en posiciones indexadas hasta que estén listos para disparar. Esto evita cualquier disparo accidental que obviamente puede resultar en lesiones graves. En su lugar, los dedos deben estar un poco plegados y alejados del gatillo si es posible. Si los dedos son más aptos para estar cerca del gatillo del arma, manténgalos plegados y alejados de cualquier muesca hasta que la presa esté dentro del alcance. Un movimiento en falso con un dedo demasiado cerca del gatillo podría resultar en disparos accidentales que resultaran en lesiones o la muerte.

Mantenga el arma apuntando en una dirección segura. Esto, por supuesto, significa que el arma nunca debe apuntar a otra persona. Muchas historias han sido contadas de armas apuntando a compañeros de caza en broma, sólo para que el arma se dispare accidentalmente y lesione o mate al desafortunado compañero. Por esta razón y por razones que involucran el sentido común, mantenga el arma apuntando a un lugar seguro y lejos de usted y de las personas en todo momento. Esta regla se aplica tanto si el cañón está cargado como si no.

Nunca mire por el cañón del arma para ver si está cargada. Esto es simplemente algo que no debe hacerse bajo ninguna circunstancia. Como referencia a las reglas antes mencionadas, uno de los fundamentos fundamentales de la seguridad de las armas es esperar lo inesperado. Si uno está mirando hacia abajo el cañón del cañón, no hay una manera predecible de asegurarse de que el arma no disparará accidentalmente por residuos de polvo o cualquier otro elemento que podría ser alojado en el arma. Mantenga la cara alejada del cañón del cañón en todo momento.

Asegúrate de que el arma nunca se caiga. Esto puede resultar en disparos accidentales, que pueden enviar una bala o polvo en una dirección muy caótica e impredecible. En su lugar, sostenga siempre el arma con ambas manos y trátela con el más cuidado posible.

Nunca deje que una persona que está intoxicada de ninguna manera maneje un arma. El alcohol y las drogas ralentizan el factor de razón en las personas, lo que resulta en un lapso de razón y un mejor juicio. Una persona intoxicada puede operar indebidamente un arma de fuego, lo que puede causar lesiones o posible muerte.

Seguridad de armas para cazadores

Con todo, estas reglas fundamentales deben seguirse si se quiere garantizar un viaje de caza seguro y feliz. Sin prestar atención a las normas de seguridad, el factor de riesgo del viaje medio de caza más del doble y las lesiones es casi inevitable. Estar a salvo cuando se caza o manipula un arma de cualquier tipo de cazadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *